El leasing, o alquiler con opción a compra, es un producto de financiación de activos fijos a medio y largo plazo. El leasing es una operación de arrendamiento financierocon la que el banco financia la adquisición de aquellos bienes de activo fijo que tu empresa o negocio pueda necesitar. 

¿Qué Es el Leasing?

Se trata pues, de un contrato jurídico a través del cual, una parte (arrendador) cede a otra (arrendatario) los derechos de uso y disfrute de un bien,  a cambio de unas cuotas, mas los intereses y costes adicionales pactados. Al final del plazo de alquiler estipulado, y del abono de las cuotas periódicas, dispondrás de una opción de compra.  Además, el leasing te ofrece más ventajas que el préstamo y la hipoteca por el mismo coste financiero.

Como mejor se entiende un leasing es considerándolo un alquiler con opción de compra: se adquiere un bien, que se va pagando con cuotas periódicas, y al cabo del plazo que se decida, se puede optar por mantenerlo (ejercer la opción de compra) o dar por finalizado el contrato (y devolverlo).

Beneficios del Leasing

Optar por un leasing es una manera de amortizar un bien en beneficio de una empresa. No solo lo utilizan corporaciones en las que se necesita liquidez, sino que las empresas muy solventes sacan partido de este tipo de contratos. Para aquellos usuarios que utilizan bienes muy avanzados es una oportunidad para poder probar todo tipo de bienes con un fuerte progreso tecnológico, y reducir el riesgo de obsolescencia tecnológica.

El leasing suele tramitarse de forma ágil y presenta el beneficio añadido de que se puede adquirir la propiedad del bien mediante el pago del valor residual al finalizar el contrato. En el caso de vehículos o bienes inmuebles la propiedad se obtiene con el pago de la última cuota. En caso de que la empresa no pueda pagar, simplemente se deja de prestar el servicio de arrendamiento (y el uso del bien), pero sin más complicaciones derivadas de la propiedad obtenida a través de un préstamo.  

 En cuanto a los beneficios tributarios, se puede llevar el importe total de las cuotas a gasto, no se cancelan los impuestos que deberían pagarse si se solicita un crédito para la adquisición del bien, y se calcula  sobre valores netos, por lo que no se cobra interés sobre el IVA. 

Una de las recomendaciones más importantes a la hora de apostar por el leasing  es evaluar el tiempo durante el cual se va a utilizar el activo y también comparar otras opciones de financiación.

Fiscalidad atractiva

De entre las virtudes que tiene el leasing, su tratamiento impositivo merece un capítulo aparte, porque, como bien saben los autónomos, cada euro cuenta. 

Es importante aclarar, de entrada, que para poder ser deducible fiscalmente, el bien que se compre tiene que tener una finalidad empresarial o profesional. La compra de un coche de uso particular, por ejemplo, no entra en esta finalidad. Pero si se trata del vehículo del electricista que decíamos antes, sí. 

La ventaja tributaria reside en que las cuotas del leasing son deducibles en cada ejercicio en que el producto esté en vigor, de tal forma que no hay que seguir los plazos de amortización.

Además, el IVA se devenga de cada cuota, con lo que se puede ir compensando progresivamente, algo especialmente interesante para quienes facturan poco IVA y les cuesta más compensar una cifra alta.

Además de ello, el leasing tiene otra serie de ventajas con respecto a otros tipos de financiación: Las cuotas se consideran gasto deducible. En el leasing se permite la financiación del 100% del bien. No es necesario hacer un desembolso inicial. No aparece en el balance, por lo que no se modifica el ratio de endeudamiento, y se mantiene la rentabilidad económica sobre activos fijos. Se consiguen descuentos por pago al contado. Hay opción a comprar.

En Arrendamiento MX te ofrecemos nuestros comprobados servicios para que puedas obtener las mejores oportunidades de arrendar un vehículo para que obtengas tu auto de forma fácil y rápida y empieces tu camino hoy mismo.