En Arrendamiento MX queremos que poder arrendar equipo de cómputo para tu empresa en cualquier momento con nosotros no sea un problema, por ello aquí es donde podrás encontrar distintos beneficios que te desglozaremos en este apartado. Anímate a arrendar equipo de cómputo y obtén las siguientes ventajas.

Si estás pensando en actualizar tus equipos o apenas estás comenzando tu negocio, seguro te has preguntado si es mejor rentar el equipo de cómputo o comprarlo.

El arrendamiento puro o leasing que ofrece Arrendamiento.mx es un contrato mediante el cual, el arrendador traspasa el derecho a usar uno o varios vehículos a cambio del pago de una renta mensual durante un plazo determinado (de 12 a 48 meses), al término de dicho contrato el arrendatario tiene 3 opciones:

  • Renovación por una unidad nueva.
  • Renovación por 12 meses más de la misma unidad con rentas mas bajas.
  • Devolución del automóvil.
  • La Arrendadora pone a la venta la unidad, dando prioridad a un tercero por parte del Arrendatario.

Si la empresa va a cambiar todas las computadoras de un departamento o es un proyecto de infraestructura grande como la compra de un servidor; el arrendamiento financiero es una muy buena opción que te ofrecemos en Arrendamiento MX

Consiste en una renta mensual durante un periodo de tiempo determinado a cambio del uso de una cantidad de equipos. Además, al final del plazo establecido, tienes 3 opciones:

  • Extender tu contrato de arrendamiento 
  • Regresar los equipos
  • Comprar el equipo en uso

Renta de equipo nuevo y seminuevo Renta en periodos a corto plazo desde 1 día.

Arrendamiento a largo plazo (6, 12, 18, 24, 36 meses)
Sin montos mínimos.
Diferentes opciones flexibles al finalizar el plazo contratado
Cobertura de soporte técnico con expertos calificados durante el plazo del arrendamiento.
Servicios de entrega y recolección a domicilio nivel nacional
Todo tipo de Hardware
Servicios administrados de impresión
Cotizaciones de forma inmediata y aprobaciones de crédito en corto tiempo
Obtenga beneficios fiscales por concepto de arrendamiento